Logo AMV


No hay infografia
09.04.2021 /

"Parece como si la moto llegara antes que tu cuerpo"


· Álex Crivillé, embajador AMV Seguros, explica las sensaciones al pilotar a tan alta velocidad tras certificarse el nuevo récord de velocidad punta en 362,4 km/h en el circuito de Losail

· MotoGP: cada vez más cerca del desafío de los 400 km/h


Velocidad, motos y seguridad son tres conceptos que siempre han ido de la mano en los últimos 20 años. Si en la década de los años 90 Honda rompió la barrera de los 330 km/h, tres décadas después la avanzada tecnología de las MotoGP y todos los elementos de protección introducidos tanto en los circuitos como en la vestimenta de los pilotos han permitido establecer un nuevo récord de velocidad punta y fijarlo en 362,4 km/h en el circuito de Losail. La marca certificada por Johann Zarco en el cuarto entrenamiento libre del Gran Premio de Qatar superó en más de 5 km/h el anterior registro de Andrea Dovizioso logrado en el circuito de Mugello en 2019.

El desafío de los 400 km/h cada vez está más cerca teniendo en cuenta que el nuevo récord se estableció en un trazado con una recta de poco más de un kilómetro y que la curva anterior, la 16, es lenta y se sale de ella a unos 80 km/h. Todo ello quiere decir que en unos 800 metros se pasa de 80 a 360 km/h.

La velocidad asociada a la competición todavía no ha sido capaz de llegar a los 400 km/h, lo que marcaría un hito en el deporte. En la Fórmula 1 el récord de velocidad punta está fijado 378 km/h y fue logrado por Valtteri Bottas en el circuito urbano de Bakú, con una recta de 2,1 kilómetros, en 2016.

Álex Crivillé, embajador AMV Seguros: "Actualmente las MotoGP disponen de una tecnología muy avanzada que permite llegar a unas velocidades punta inimaginables hace años gracias al control anti wheelie y al control de tracción, que influyen enormemente en la apertura del gas tanto en curva como en recta. Todo ello, junto con el dispositivo holeshot, convierten las monturas actuales en auténticos desafíos. Antes, debíamos controlar toda la potencia de las 500cc con la muñeca. Sin ningún sistema de control, al abrir el gas debías compensar toda la potencia tirando el cuerpo hacia adelante para intentar que, ante toda la entrada de potencia, la reacción la moto fuera lo más dócil posible. Actualmente, un piloto de MotoGP va cómodo a estas velocidades por el simple hecho de que la mente y la visión se acostumbran a la repetición de sensaciones después de dar muchas vueltas al mismo circuito. De todas formas, si es verdad que cuando traspasas la barrera de los 300 km/h, en nuestro caso 335 km/h en la recta de Mugello, la pista se hace más estrecha. Visualmente, una anchura de 18 metros se convierte en un carril súper estrecho. Cuando realizábamos los primeros entrenamientos de pretemporada en Phillip Island, después del parón de invierno, la sensación que experimentábamos a final de recta del circuito australiano era increíble. Parecía como si la moto llegara antes que tu propio cuerpo. Eso sucedía sólo en las primeras vueltas ya que, más tarde y a causa de la repetición, el cuerpo y la visión se acostumbran a la situación. De todas formas, acercarse a los 400 km/h, como se está llegando actualmente, es impresionante".

 

 

Etiquetado con: motogp, amv, alex, criville, moto2, moto3