Logo AMV


AMV. Marc Coma, piloto AMV
15.01.2014 /

La 'armadura' de los pilotos AMV


· Marc Coma y Joan Barreda, igual que el resto de los participantes en el Dakar, siempre compiten con un equipamiento completo de pies a cabeza para paliar los daños en caso de una caída

· El piloto AMV Marc Coma explica todos los elementos de protección en un video que puedes visualizar y descargar en 'Videos'

· Enlace a Youtube


Todas las precauciones son pocas cuando se tiene que hacer frente al rally más duro del mundo, porque cualquier percance en el camino puede acabar con el sueño del Dakar. Por eso los pilotos AMV Marc Coma y Joan Barreda resguardan sus cuerpos de arriba abajo con una serie de protecciones para minimizar los daños en la medida de lo posible en caso de sufrir una caída. La armadura de los pilotos AMV consta de siete piezas fundamentales para proteger las partes más expuestas de sus cuerpos y que nunca descuidan cuando se suben encima de sus motos porque son sus trajes de faena.

Empezando desde la cabeza hasta los pies, el casco es una protección que jamás debe faltar cuando cualquier persona se pone a los mandos de una moto. Integral pero sin visor, ha sido sometido a los controles pertinentes por el fabricante para garantizar que soporta un impacto enorme, pero los materiales con los que está fabricado aportan poco peso. Al no tener visor, las antiparras son otra pieza primordial para evitar que entre polvo o arena en los ojos. Se colocan por encima del casco y son parecidas a las que utilizan los esquiadores cuando hay ventisca.

El protector cervical, que ha salvado muchas vidas desde que se introdujo en el Dakar en 2007, está fabricado en fibra de carbono para que sea liviano y va anclado a la pechera del piloto, por debajo de la campera. Su función principal es proteger el cuello y evitar que el efecto latigazo produzca lesiones cervicales. Si el cuello se estira bruscamente hacia adelante, los ligamentos se pueden desgarrar. Si el retroceso es muy fuerte, se produce un latigazo que puede fracturar las vértebras. El neck brace impide que el cuello se estire demasiado hacia adelante y que en el retroceso se flexione peligrosamente hacia atrás y se facturen las vértebras.

Por debajo de la campera, los pilotos portan una pechera generalmente hecha a medida que incluye protecciones para el pecho y los hombros en la parte delantera mientras que en la trasera incorpora coderas y una espaldera para combatir golpes y abrasiones. La parte superior del tronco se completa con unos guantes que combinan la máxima protección con la mayor sensibilidad posible en las manos. 

Las rodilleras ortopédicas están fabricadas en fibra de carbono y los fabricantes las hacen a la medida de sus pilotos. Protegen de cualquier golpe y su principal misión es evitar lesiones de ligamentos de estas articulaciones.

La armadura de los pilotos AMV se completa con las botas, que son muy rígidas pero se ajustan a la perfección para recubrir los pies, tobillos y parte de las piernas.

 

Marc Coma, piloto AMV:

Un equipamiento completo, desde abajo hasta arriba, comienza por las botas. Por debajo de los pantalones llevamos las protecciones para las rodillas. La campera es una parte fundamental y debajo de ella llevamos unas protecciones dorsal y pectoral. Una parte de la protección de cuello también va anclada por debajo de la campera y, en caso de caída, nos protege para que el cuello no haga determinados ángulos. El casco, las antiparras y los guantes completan el equipamiento de un piloto del Dakar. Son elementos básicos y vitales para que podamos pilotar con garantías. Todas las marcas investigan y desarrollan cada producto con el fin de proteger al piloto y aportarle una mayor comodidad. Precisamente, el binomio “Seguridad-Comodidad” es uno de los hitos que todo el mundo quiere conseguir, y como es de suponer, resulta uno de los más difíciles de lograr. De todas formas, en el caso de los pilotos AMV, tenemos la suerte de, además, estar… ¡muy bien asegurados!”.

Etiquetado con: marc, coma, seguridad