Logo AMV


Alex Criville - GP Catalunya 2020
04.10.2020 /

"Impone el carácter de Giacomo Agostini"


· Álex Crivillé, embajador AMV Seguros, recuerda en esta segunda parte del documental 'Giacomo Agostini, la leyenda del caballero' la vertiente humana del único piloto que ha sido capaz de ganar 15 títulos de campeón del mundo

· (VÍDEO) Descarga la segunda parte del 'Inside Álex Crivillé' bajo el título 'Giacomo Agostini, la leyenda del caballero':https://www.youtube.com/watch?v=2SxfGfZ1jig&feature=youtu.be


La serie documental Inside Álex Crivillé dedica esta entrega a la figura de Giacomo Agostini, donde el embajador AMV Seguros relata en primera persona las vivencias compartidas con el único piloto que atesora 15 títulos mundiales. Bajo el título Giacomo Agostini, la leyenda del caballero, Álex Crivillé descubre en este segundo capítulo la vertiente humana del mítico campeón. 

Define a Giacomo Agostini con tres adjetivos.

Giacomo es una leyenda, uno de los más grandes; y un señor en todos los aspectos, tanto en la pista como fuera de ella. Impone el carácter de Agostini. Yo le agradezco muchísimo la oportunidad que me dio, aunque yo creo que le defraudé un poco a nivel de resultados. Él dijo que no, que a veces pasa lo que pasa. En definitiva, aprendimos muchísimo antes de dar el salto a 500cc. En 1991 seguimos en 250cc con la JJ Cobas, pero después dimos el salto a 500cc.

Giacomo Agostini tiene una fuerte vinculación con España gracias a su mujer y es un asiduo de los grandes premios. ¿Cuándo fue la última vez que le viste? 

Juntos, en los circuitos, creo que el año pasado nos vimos en Austria y en algún circuito más. En Italia, Giacomo siempre suele acudir como espectador y como leyenda. Suele ir a los boxes de Yamaha. Bueno, en ocasiones de este tipo en los circuitos.

Cuando os juntáis, ¿qué anécdotas recordáis juntos?

Quizás, con Giacomo lo que recordamos ahora es lo que hicimos. Recuerdo que, en su momento, pasamos situaciones difíciles. Fue una temporada de muchas caídas. Durante un fin de semana hubo una carrera, no sé si fue Laguna Seca, que tuve siete caídas. En una de ellas me quedé sin frenos, la otra por neumático frío… En fin, vino Giacomo y me dijo 'Oye, para ya. Como sigas así, será mejor que no salgas a carrera porque no vamos bien y te harás daño'. Yo era tozudo y me daba igual. Si no me hacía daño, seguía tirando y tirando. Me faltaba un poco más de rodaje con la 250cc y me faltaba notar ese feeling de la Yamaha. En el fondo, siempre ha quedado como una anécdota. Lo bueno fue que a mitad de temporada introducimos a Kel Carruthers en mi equipo. Él, como he dicho antes, afinó un poco la moto y ahí fue cuando comenzaron a llegar los resultados. Aun así lo recuerdo, y creo que los fans también, como un año para tachar ese 1990 con la Yamaha 250cc. Ahora, mirándolo fríamente, yo creo que aprendí muchísimo también esa temporada. Aprendí que hay que ser positivo, hay que tener un buen equipo, hay que entrenar, hay que saber acabar las carreras. Eso fue un poco una fase de aprendizaje mía en 250cc.

¿Se aprende más de los errores y de las situaciones difíciles que de las victorias?

Las situaciones difíciles a veces te pueden llevar a desanimarte e, incluso, le puedes llegar a coger miedo a la moto. O, por otra parte, piensas que son gajes del oficio y hay que seguir ahí apretando. En mi caso, yo creo que me ayudó muchísimo esa temporada. La cogí como una temporada para aprender, no me desanimé en ningún momento y luego fuimos de menos a más. Acabamos yo creo que con resultados más o menos óptimos.  

Si tuvieras a Agostini ahora, aquí delante, y le tuvieras que dar las gracias por tres cosas muy concretas. ¿Qué le dirías?

Bueno, primero le daría un abrazo porque siempre los italianos son de abrazos y besos. Él sabe que fue un año en el que yo me precipité un poco al inicio de temporada. Venía de haber ganado el título mundial de 125cc y quería ya ganar sí o sí en la primera carrera; y eso requiere un tiempo. También él sabe que quizás me faltaba un equipo técnico que me entendiera un poco y eso me lo dio a final de temporada. Todo eso sumado hizo que el balance de ese año no fuera positivo. Me quedo con las malas experiencias, a las que les saqué algo positivo.

¿Cuál es la carrera de la que te sientes más satisfecho de esa temporada?

Mi mejor carrera con el equipo de Giacomo fue más al final de temporada. En Hungría, cuando Kel Carruthers empezó a afinar la moto. Peleé por el podio y quedé cuarto o quinto luchando con Luca Cadalora. 

Giacomo Agostini es una Leyenda de MotoGP, como tú. En cuanto a títulos mundiales, nadie ha conseguido igualarle. ¿Crees que hay algún piloto que puede ir por su senda?

Yo creo que sí. Giacomo Agostini tiene 15 títulos mundiales. Luego le sigue el 12+1 Ángel Nieto. Por un momento, pensábamos que Valentino Rossi podría llegar a igualar los de Giacomo. Yo creo que el que puede igualar los 15 títulos de Agostini e incluso superarle, aunque no es fácil, es Marc Márquez. Ahora tiene ocho, pero con lo joven que es podría llegar a los 15. Lo que pasa es que antes en una temporada podías conseguir dos títulos. Ahora eso no es posible al hacer sólo una categoría. Si la suerte le va de cara, Marc podría intentarlo.  

¿Crees que la única fórmula para superar a Agostini es correr en dos categorías en una misma temporada?

Correr dos categorías es una locura porque el feeling de las motos es totalmente diferente y hay mucho nivel en todas las categorías. Yo creo que es precipitarse. Marc es muy joven, tiene 27 años, y hasta los 37 ó 38 un piloto puede estar a tope. Si sumas, le quedan 10 años muy buenos a Marc Márquez. En este aspecto, podría pillar a Giacomo. Esto es como un juego porque las carreras son muy complicadas, pero por estadística por qué no.

Con las motos y la electrónica que hay ahora, ¿Giacomo Agostini habría ganado más o menos títulos?

Yo creo que los mismos. Cuando un piloto es un crack, como es el caso de Giacomo y Ángel o ahora Marc o Jorge, gana siempre. Hubiese ganado con las dos o cuatro tiempos, con electrónica o sin ella. Hoy en día hay pilotos que con las cuatro tiempos de ahora le hubiera costado un poco más con las 500cc de entonces por el hecho de no tener la electrónica. Los pilotos tops van rápido en todas las motos.   

¿Crees que a Giacomo Agostini le costaría más pilotar una Moto2 que una MotoGP ahora?

No, yo creo que obviamente es más difícil pilotar una MotoGP y sacarle el 100% del jugo. Las Moto2 van muy rápidas, es alucinante, pero es obvio que una MotoGP es más complicada de sacarle todo el partido a nivel de electrónica, de pilotaje, los neumáticos… De todo. Son difíciles de ponerlas al 100% y tienen muchas opciones de ajustarlas mejor que una Moto2. Es más complicada una MotoGP.  

¿Y una MotoGP de ahora y una 500cc de entonces?

Todo es diferente. Las comparaciones son complicadas. Yo, el último año, llegué a correr y entrenar con las MotoGP y la verdad es que las MotoGP corren mucho más. Te sacaban unos 20 ó 30 km/h en la recta. Es verdad que hoy en día con estas motos hay que tener un equipo de electrónicos y de telemetría para que te la pongan a punto. Antes era diferente y era todo más simple. Teníamos telemetría, pero no los parámetros de hoy en día y que necesitas ajustarlos. Desde el primer momento hasta el día de la carrera vas jugando hasta que das con la puesta a punto.

¿Quién era Giacomo Agostini y quién es a día de hoy?

Giacomo Agostini ha sido siempre para mí un gran campeón, una leyenda, un gran señor tanto dentro como fuera de la pista. Hay que felicitarle porque siempre ha estado vinculado de alguna manera a las carreras. Siempre está ahí como un gentleman de MotoGP.

 

 

 

Etiquetado con: motogp, amv, alex, criville, moto2, moto3