Logo AMV


Alex Criville - embajador AMV
18.10.2017 /

"Maverick puede ser el juez entre Márquez y Dovizioso"


Álex Crivillé, embajador AMV, analiza la actualidad del Gran Premio de Australia, la decimosexta cita de la temporada que se disputa este fin de semana en el circuito de Phillip Island


Construido en 1956, el circuito de Phillip Island acogió por primera vez una cita del Campeonato del Mundo en 1989 después de que fuera rehabilitado y modernizado cuatro años antes tras invertir cinco millones de dólares australianos (unos tres millones de euros). Desde 1997 es una cita imprescindible en el calendario mundialista y se ha convertido en el segundo trazado con la velocidad media más elevada (176,5 km/h). Con una longitud de 4.448 metros, cuenta con siete curvas de izquierdas y cinco de derechas y tres zonas de la pista llevan los nombres de míticos pilotos australianos: Mick Doohan, Wayne Gardner y Casey Stoner. En el circuito de Phillip Island, ubicado en la isla del mismo nombre y a 140 kilómetros al sur de Melbourne, el viento procedente del mar de Tasmania es la nota característica y condiciona el pilotaje y la puesta a punto de las motos. Álex Crivillé, embajador AMV, analiza la actualidad del Gran Premio de Australia, la decimosexta cita de la temporada que se disputa este fin de semana en el circuito de Phillip Island.

¿Qué destacarías del circuito de Phillip Island?

Es un trazado de 4.448 metros con 12 curvas, de las que siete son de izquierdas y cinco de derechas. La recta más larga tiene 900 metros y se alcanza una velocidad punta de 348 km/h.

¿Cuáles son sus puntos más críticos?

Destacaría la curva 3, que es en bajada y donde suele dar el viento de forma lateral. En el curvone se derrapada mucho y hay que utilizar un neumático especial porque el flanco izquierdo se desgasta muchísimo. Hay que ajustar muy bien el control de tracción.

Has corrido en siete ocasiones en Phillip Island, donde ganaste en 125cc (1989) y 500cc (1997), ¿qué recuerdos tienes?

En Phillip Island tengo dos recuerdos muy importantes que han marcado mi carrera deportiva. Allí gané mi primera carrera en 125cc después de lesionarme en Japón y llegar recién operado. En 1997 gané contra Mick Doohan en una carrera muy disputada, en la que él cometió un error y al final pude conseguir una victoria. Phillip Island es un circuito difícil, pero precioso, y es uno de los más rápidos del Campeonato del Mundo. No hay ningún piloto al que no le guste Phillip Island.

¿Qué podemos esperar de la prueba australiana tras el fascinante duelo mano a mano entre Marc Márquez y Andrea Dovizioso?

Se está acabando la temporada y tan sólo quedan tres carreras por disputarse. Dovizioso, que está a 11 puntos de Márquez, es un piloto que falla poquísimo. Márquez lo sabe y es consciente de que no puede fallar porque se le complicaría el título. Lo que tiene que hacer Márquez es luchar de tú a tú con Dovizioso. En Motegi lo intentó hasta el final, pero Dovizioso sorprendió muchísimo en condiciones extremas de lluvia. La pelea por el título de campeón del mundo está muy apretada, al rojo vivo, y veremos qué pasa. Confío en que Márquez pueda ganar el título.

Marc Márquez espera aumentar su ventaja de 11 puntos sobre Andrea Dovizioso en el Gran Premio de Australia, uno de sus circuitos favoritos pero donde en los últimos cuatro años sólo ha terminado una carrera: victoria en 2015. ¿Sentirá la presión?

La climatología en Phillip Island es muy cambiante. Un día puede hacer un sol espléndido y al siguiente puede hacer mucho frío, viento y llover. Dependerá mucho de la climatología, pero si el tiempo es bueno Márquez no tendrá problemas para ganar la carrera. Si el tiempo es cambiante y hace frío, a Dovizioso y a las Ducati les puede beneficiar un poco más.

Andrea Dovizioso le ha vuelto a ganar a Marc Márquez un duelo mano a mano y ha dado un paso hacia delante en sus aspiraciones al título con lo que llega a Phillip Island cargado de confianza. ¿Qué podemos esperar del piloto italiano?

Podemos esperar de todo porque ya ha ganado cinco carreras esta temporada. Dovizioso y la Ducati forman un conjunto fuerte en condiciones de agua, pero todos sabemos que Márquez es rapidísimo y nunca se conforma. Lo vimos el otro día, porque lo intentó en la última curva de Motegi, en la chicane, que es un sitio complicadísimo. A día de hoy, podemos descartar a los demás rivales y podemos decir que el máximo rival de Márquez es Dovizioso.

Maverick Viñales se encuentra a 41 puntos del liderato de Marc Márquez y sus opciones se desvanecen cuando llega a un circuito en el que tiene el papel de favorito. ¿Se puede convertir en el juez de la pelea por el título?

Sí, porque se puede meter en la pelea para ganar la carrera y esto podría propiciar que sea un poco el juez entre Dovizioso y Márquez. Lo que está claro es que en pretemporada Maverick Viñales fue el más rápido y está deseando correr en Phillip Island para sacarse la espinita y ganar ya alguna carrera.

Y Valentino Rossi, sin opciones matemáticas, ya piensa 2018.

Lo importante es que después de la caída en Motegi salió ileso y en Phillip Island va a luchar para estar en el podio o ganar, como siempre. Evidentemente, después del cero en Japón dice adiós al título.

Pese a terminar por delante de Thomas Lüthi en Motegi, Franco Morbidelli ha visto como su ventaja en la general se ha reducido a 19 puntos tras la descalificación de Dominique Aegerter en Misano por un aceite no homologado que otorga la victoria a Lüthi. ¿Qué puede ocurrir en Phillip Island?

El Campeonato todavía está abierto porque quedan tres carreras y 75 puntos en juego. Los finales de temporada de Thomas Lüthi son fuertes y, obviamente, Morbidelli lo sabe. Va a ser una guerra entre ellos dos de la que se puede beneficiar Álex Márquez, que en Motegi ganó la carrera. En cuanto a luchar por el título, es cosa de Morbidelli y Lüthi.

Tras la trabajada victoria de Álex Márquez en Motegi y ya sin opciones matemáticas en la pelea por el título, ¿se puede convertir en el juez de la pelea entre su compañero de equipo y el piloto suizo?

Álex Márquez va a hacer su carrera, a defender sus colores, a preparar un poco la próxima temporada y a intentar ganar alguna carrera más. En Valencia podría ceder y ayudar a su compañero, pero ahora cada uno va a la suya y Álex Márquez irá a ganar la carrera.  

Joan Mir dejó escapar su primera oportunidad de proclamarse campeón del mundo de Moto3 en Motegi en una carrera muy complicada, ¿le afectará la presión en Phillip Island, donde debutó en 2015?

Joan Mir lo tiene bien de cara al título porque sólo necesita puntuar. Estando entre los cinco o seis primeros en estas tres carreras, será campeón del mundo. Lo que tiene que hacer ahora es no sumar ningún cero, disfrutar y volver a coger el feeling con la Honda. Las condiciones de Motegi no eran fáciles y no consiguió puntuar, pero no creo que le afecte la presión.

 

 

 

Etiquetado con: motogp, amv, alex, criville, moto2, moto3